VIDEO DEL MES: DEAD MAN´S BONES - "My body ´s a zombie for you"

viernes, 21 de noviembre de 2008

EXPERIENCIA X

Volvíamos mi primo Alfonso y yo de comprar en una carnicería de Teruel la comida del día siguiente: panceta de esas que te quitan el hipo, morcillas de arroz para atiborrar nuestros buches, choricillos de esos pequeñicos que se asan con su cuerda y todo, y chuletas de cordero a tutiplén, claro. Eran casi las 8 de la noche. Me encanta el olor de las carnicerías de barrio... Suelo respirar profundo cuando entro en alguna de ellas. La carnicera que nos atendió se enfadó con su jefe. "¡¡Nadie me toca mis cuchillos!!", gritó. Me hizo gracia. Me puso palote y es que las morenas son mi debilidad y ella tenía ese pelito corto que le daba el toque kitch necesario para fijarme en ella. ¡Y qué caracter y qué manera de manejar los cuchillos!; ¡lo que podríamos hacer juntos!...

Luego fuimos a tomar una cervecicas en el bar de unos amigos del pueblo. "Tu Casa", se llama. (o algo así; nunca sé si se refieren al bar o a la casa de alguien). La excusa fue simplemente la de dejarle unos posters para promocionar la discomovil del día 6, pero nos tomamos 2 cervecicas, y pensamos en una tercera, pero lo dejamos para más adelante porque ya era tarde. Siempre se portan bien con nosotros y nos suelen dar unas buenas tapas para acompañar.

Ahí, saludé a una amiga de Teruel, Elena. Es la primera vez que saludo a alguien en Teruel que sólo me conozca a mi. Un detalle curioso que me gustó. Me dijo que todas sus amigas habían comprado lotería de Cubla y que seguramente vendrían todas a la discomóvil del dia 6. Es muy majica la criatura; fué la única persona que supo decirme qué coño era el dibujo de un cerdo que tengo en una camiseta: Es Ranman. No le gustan las gachas, de eso me acuerdo.

Pues a eso de las 21 horas decidimos volver al pueblo. Hace frío en la calle (bastante) pero te acostumbras enseguida. A las 9 pasadas ya es prácticamente de noche. Nos despedimos de la gente, subimos al coche, ponemos la calefacción y arrancamos echándonos aliento a las manos. Y ahí empezó todo...

Como he empezado diciendo, volvíamos mi primo Alfonso y yo de comprar la comida del día siguiente y mientras hablábamos sobre dónde había que ir a la mañana siguiente a cortar unos árboles para tener leña para el matapuerco, así, en mitad de la conversación, apareció ante nuestros ojos...

Eran las 21:15 horas. La carretera estaba totalmente desierta y oscura. Sólo se podía ver lo que te dejaba ver la luz de los faros del coche. Y sombras, demasiadas sombras. A veces, en estos casos se dejan entrever alguna que otra liebre perdida, o algun zorro escurridizo... Esa noche no se vió nada de eso. No habían casi nubes y el cielo estaba empezando a puntearse. Y silencio, mola el silencio... pero un mazo.

Y, así, de repente enfrente de nosotros, a bastante altura de las montañas del horizonte, surgió una luz verde; así, como quien no quiere la cosa la hijadeputa. Era bastante grande, teniendo en cuenta lo lejos que debía de estar, la verdad... En milésimas de segundo se envolvió en fuego (como oslo digo) dejando una estela de luz tras de si mientras se dejaba caer por detrás de las montañas. Realmente ¡ACOJONANTE!. Recuerdo que nada más ocultarse se vió un resplandor blanco, que iluminó el entorno de la montaña. Flipante...

Nos callamos durante unos segundos, hasta que mi primo dijo: "¿Has visto lo mismo que yo, o ha sido producto de las cervezas?". "Sí, sí; lo mismo", le contesté sin apartar la vista del horizonte. Aún no sé que pudo ser, aún tengo dudas de lo que pudo haber sido. Sólo sé que ambos vimos lo mismo: "una luz verde dejando una estela de fuego cayendo a tierra en un resplandor blanco", como dirían los expertos. Lo más curioso de todo es que no hay pueblos por esa zona; y, si los hubiese, no hay suficientes personas para lanzar una bengala o fuegos artificiales (a las 9 de la noche no es hora para eso). :-?

Otros hubiesen ido a ver qué coño era eso; otros...; nosotros no. Hacía un frío de cojones, teníamos hambre y somos normales, ¡qué coño!. Eso sí, esa noche al acostarme me cercioné de que no había ninguna vaina debajo de mi cama.

De todas formas, fuese lo que fuese, me moló vivir esa experiencia, la verdad. Tengo una teoría y es la que en estos casos no hay que darle vueltas a las cosas; suele ser todo más sencillo que lo que te puedes llegar a imaginar. Y si por un instante, mientras veía el resplandor iluminando la montaña y pensé que no era otra cosa que un meteorito, eso tuvo que ser. Además, me consta que Teruel es zona de meteoritos... Y, está claro que aún así siempre te quedará la duda, pero me gustaría pensar que fue un meteorito. :-)

Al día siguiente mi primo me contó que esa noche tuvo que volver a Teruel y que al regresar vió de nuevo algo parecido por otro lugar... Esto ya es giñante... :-O

Bueno, y ayer me vi "Devil girl from Mars", que trata de un meteorito que cae en Escocia que no es otra cosa que una parte de una nave espacial marciana que viene a dominar la Humanidad. Lo que yo vi no llega a tanto. :-DDDDDDD


A 5 km de Cubla (Teruel) - ESPAÑA
Sobre las 21:18 horas de un viernes 14 de Noviembre de 2008

2 comentarios:

Miguel dijo...

Experiencia X...carnicera morbosa...amiga turolense...yo pensaba que el post acabaría de otra forma ;-)

Cárabo dijo...

... y yo, Miguel, y yo. :-DDDDDDDDDDDDDDDDD

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...