VIDEO DEL MES: DEAD MAN´S BONES - "My body ´s a zombie for you"

jueves, 27 de octubre de 2011

DRIVE ("Drive") de Nicolas Winding Refn [2011]

"Drive" es, sin lugar a dudas, la PELÍCULA del 2011. Sería muy injusto que no estuviera en las quinielas de los premios anuales que dentro de poco se empezarán a fallar de costa a costa de los Estados Unidos hasta la gran explosión definitiva de los próximos Óscar. Y es que "Drive" es una verdadero puñetazo en la cara a toda esa falta de imaginación que ronda desde hace unos años por la cabeza de los productores. Nicolas Winding Refn ha sabido dar en el clavo con esta producción independiente que se podría decir que bebe tanto del novato Martin Scorsese como de los primeros Hermanos Cohen. Y todo envuento en una aura de homenaje a los 80. De hecho, la estética también recuerda muy por encima a un episodio de "Corrupción en Miami".

"Drive" nos presenta a un misterioso personaje (un más que premiable Ryan Gosling) que trabaja de mecánico y de especialista en conducción para rodajes cinematográficos, y que, para ayudar a su vecina (Carey Mulligan), se contrata como conductor para banda de atracadores. Un error, una encerrona y la mafia de por medio, hace que todo desencadene en una espiral de venganza.

Pero "Drive" es más que una película de atracos. Su clave está en el personaje de "el conductor": Ryan Gosling hace de su personaje uno de los más difícilmente olvidables del cine reciente. Esa cazadora de cuero con la imagen de un escorpión lo dice todo. Su personaje no es más que eso: un escorpión rodeado de fuego.

Lo mejor: Sobre todo Ryan Gosling como el conductor; y cada uno de los secundarios (de los que destacaría a Ron Perlman, Bryan Cranston y Albert Brooks). El guión, que casi con seguridad al 100% me aventuro que será el próximo Óscar. La fotografía oscura, un tanto gris y con ese estilo ochentero nos obliga a recordar tanto al Scorsese de "Jo, qué noche" como a los Coen de "Sangre fácil". Pero, sobre todo, "Drive" será recordada por el personaje de Ryan Gosling; callado, misterioso, sufridor... pero que lo dice todo. Genial. Le deberían dar el óscar ya de una puta vez. Uno de los mejores actores actuales sin dudarlo. De escenas destacables, dos: la de la habitación del motel (pura adrenalina) y, sobre todo, la del ascensor (donde se resume el personaje de Ryan Gosling en dos acciones casi simultáneas)

Lo peor: Quizá, por decir algo, el personaje de Carey Mulligan. No está mal pero se lo come Ryan Gosling, haciendo que su interpretación parezca una mera anécdota.

En resumen, película obligada para disfrutar de una muy buena historia sin metafísicas ni pseudofilosofía que, por lo visto, tan de moda está últimamente...

10 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...